Que ver en Baga

Que ver en Bagà

Bagà, tras la huella de los cátaros

A tan sólo 21 km al norte de Berga, la comarca del Berguedà despliega un pequeño y pintoresco tesoro arquitectónico, la localidad de Bagà.

Con apenas 2.361 habitantes censados en el 2010, este montañoso municipio se alza sobre el extremo oriental de la sierra del Cadí y el Moixeró, muy cerca de la comarca de la Cerdenya. Pese a su innegable atractivo natural —una parte de su territorio se halla salpicado de bosques de pinos, hayas y robles—, Bagà basa su principal reclamo en su pasado medieval. Su génesis arranca en el año 1233, año en que la antigua baronía de Pinós le concedió su carta de población. De este período datan algunas de sus construcciones y monumentos más representativos.

Un buen ejemplo de ello es el tramo de la muralla (dotado de un portal y un torreón) que circunda el núcleo primigenio de Bagà. En él se halla la plaza Major, deliciosamente porticada, en la que puede admirarse una estatua del fundador de la villa, el legendario Galceran de Pinós (?-1272). Otros lugares remarcables son el puente de la Vila (erigido en la Edad Media sobre el río Bastareny) y el santuario del Paller. Situado junto a las llamadas fuentes dels Banyadors, este edificio acoge un retablo barroco y una imagen del siglo XVIII.

Pese a todo, su construcción más notoria es la iglesia de Sant Esteve. Construida extramuros entre 1250 y 1339, presenta una planimetría y una disposición románicas pese a ser de factura gótica. Su interior da cabida a una notable cruz bizantina del siglo XI.

Y para redondear la visita a Bagà, el antiguo Palau Pinós alberga una grata sorpresa para el visitante, el Centre Medieval i dels Càtars, el único centro dedicado al catarismo de toda Catalunya. Mediante proyecciones audiovisuales, figuras a tamaño real y diversas locuciones, en él se rememora la historia de este movimiento espiritual surgido en el sur de Francia, y que acabó extendiéndose a tierras catalanas. El centro cierra los lunes.

Aviso legal - Contacto - © 2020