Parque natural de Collserola

Parque natural de Collserola

Muchos consideran que la ciudad de Barcelona es muy completa pero que le falta un parque de consideración como otras ciudades europeas.

Hoy os queríamos hablar de un parque que tal vez no tiene el renombre internacional como el parque del Retiro de Madrid o el St. James Park de Londres, pero que también tiene un papel importante en la ciudad de Barcelona, hablamos del Parque de Collserola, uno de los pulmones de la ciudad condal.

El valor ecológico de este parque es importantísimo, cada año se estima que libera unas 60.000 toneladas de oxígeno eliminando 80.000 de dióxido de carbono. La sierra de Collserola ofrece la posibilidad de sentirse como si se estuviera en una selva a tan sólo unos minutos de la gran ciudad.

Este parque tiene una extensión de unas 8000 hectáreas en el que existen unos diez millones de árboles, aproximadamente unas mil especies de plantas y un centenar de especies vertebradas, la mayoría de ellas aves. Un lugar perfecto para pasear en vuestra estancia en Barcelona.

De los diez millones de árboles que hay, una gran parte pertenece a pinos y resinas, son la mayoría de árboles de este parque. Si paseamos por el parque de Collserola nos sorprenderá la gran cantidad de fuentes de agua existentes. Entre todas ellas las más emblemáticas y populares son la Fuente de Budellera y la Fuente de Ribes.

El nombre de Collserola proviene de tres vocablos, COLL (cuello), el antiguo artículo catalán SE i ROLA que hace referencia a un espacio sin árboles dentro. Ya en la antigüedad este parque era de vital importancia ya que servía como ruta de unión entre las localidades de Sant Cugat del Vallés y la ciudad de Barcelona. A través de este parque los ciudadanos podían llegar a la ciudad condal.

La Sierra de Collserola se extiende desde los dos ríos que delimitan la ciudad de Barcelona: el Besos y el Llobregat, un área que comprende un total de 17 kilómetros de longitud y unos seis kilómetros de anchura. Extensión enorme de naturaleza que habría que aprovecharla al máximo, ya que estas zonas siempre son de gran importancia en una ciudad donde se contamina tanto día tras día.

Collserola en bici

Durante las últimas semanas estamos informando sobre diversas actividades, en su gran mayoría muy interesantes, que lleva a cabo la oficina de Turismo de Barcelona en Internet. Hemos visto cómo podemos conocer Barcelona con la moto, en bici e incluso en trixi, pero lo que no habíamos pensado hacer es la actividad que a continuación explicamos.

Si lo nuestro es hacer deporte al aire libre, en la naturaleza, y sentimos que en la ciudad de Barcelona estamos impedidos de hacerlo, la verdad es que estamos totalmente equivocados. La oficina de turismo nos ofrece la posibilidad de hacer la Collserola Bike Tour, es decir, recorrer el Parque Natural de Barcelona en bici.

Se trata de una actividad cicloturista que nos llevará a Collserola, lugar desde donde podremos observar una vista excepcional desde el mirador de la Carretera de las Aguas, una vista diferente de Barcelona, una vista que se acerca a la vista de pájaro.

Se trata de un tour guiado y en bicicleta por una pista sin dificultades y fuera de la ruta del tráfico de Barcelona, una ruta donde podremos alejarnos de la multitud y conocer nuevas personas con un precioso paisaje al fondo, seguramente las mejores vistas de Barcelona que en tierra firme se pueden disfrutar.

Es, pues, una ruta pensada para toda la familia y todas las edades, donde pedalearemos a un ritmo relajado y divertido, con un guía profesional que además de guiarnos nos explicará todos los detalles de la ciudad de Barcelona así como del camino que estamos realizando.

Podremos elegir entre visitas en catalán, inglés y castellano, pero hay que tener en cuenta que tan sólo hay dos horarios del tour a elegir, a saber a las 15,30 y a las 19h (sólo de abril a octubre) y que tan sólo parte los lunes, miércoles y sábado.

En total, la ruta nos llevará entre dos o tres horas y las salidas están garantizadas para un máximo de 8 personas. El precio incluye el transporte desde el centro de Barcelona hasta el punto de inicio de la ruta, el tour guiado, el seguro deportivo así como el alquiler del casco y bicicleta y un buen refresco.

Así pues, si lo que queremos es hacer deporte por el pulmón verde de Barcelona y disfrutar de sus hermosas vistas, seguramente no hay modo mejor que éste, el cual tan sólo nos costará 38 euros por persona.

Aviso legal - Contacto - © 2020