Que ver en la Llacuna

Que ver en La Llacuna

La Llacuna es el típico pequeño pueblo de la comarca del Anoia, uno de los lugares con más carisma de la provincia de Barcelona. Digamos que todos los pueblos de esta comarca tienen un elemento en común, a saber, su encanto.

La Plaza Mayor de La Llacuna, por ejemplo, es una plaza porticada que se formó a partir del siglo XV en los alrededores del antiguo hospital. También se le llama como la plaza del Mercado. El lugar todavía conserva arcadas ojivales, otros de medio punto o arco rebajado y encima de tan bellos rincones se levantan casas de diferentes épocas.

En el lugar también está la iglesia, el lugar que ocupaba la capilla del hospital. Hay que decir que el conjunto, arreglado con mucho esmero y cariño, tiene un gran interés histórico y arquitectónico y suele encantar a los visitantes por la belleza y encanto que posee.

Otro de los lugares o rincones más encantadores o con más gracia para el visitante de La Llacuna es el Castillo de Vilademàger o, mejor dicho, sus restos que se sitúan en lo alto de una superficie rocosa desde donde se domina el pueblo y todo el valle. Se documenta desde el año 987 y durante el siglo XI fue señoreado por los condes de Barcelona del mismo modo que la mayoría de los castillos de alrededor. La castellanía recayó al final en la familia Vilademàger y de aquí a los Montcada y al final en los famosos duques de Medinaceli.

El lugar consta de un doble recinto amurallado que incluye la iglesia de Sant Pere, una torre de planta cuadrada que se convierte curiosamente en circular en los niveles superiores y restos de una sala anexa. Se sabe que dentro hubieron algunas casas, seguramente el primer núcleo del pueblo que más tarde se trasladaría al valle. Al castillo o lo que queda de él se puede llegar por un camino rural que sale del pueblo y es accesible en coche hasta muy cerca. Después hay que caminar por un corto camino muy poco dificultosos.

Por último, comentaremos el tercero de los monumentos más interesantes de La Llacuna, aunque no es ni mucho menos lo último que se puede ver en el municipio. Se trata de la iglesia de Sant Pere de Vilademàger y se sitúa dentro del recinto del castillo hace un momento comentado. El templo es de origen románico y se documenta desde el año 1160. Parece que el primer templo fue ampliado hacia el final del siglo XI o inicios del XII y muy modificado después, durante finales de la Edad Media e inicios de la moderna. Aún quedan, pero, restos o vestigios de obra románica.

Como véis, La Llacuna es un lugar muy interesante para conocer si estáis en la provincia de Barcelona. Sin embargo, también es un lugar para visitar si venís de vacaciones y habéis reservado hoteles en Salou, ya que apenas se encuentra a una hora en coche.

Aviso legal - Contacto - © 2020