Liceu Barcelona

Gran Teatro del Liceu

El Gran Teatro Liceu de Barcelona es uno de los más reconocidos del mundo y que mayor capacidad de convocatoria tiene en toda España donde se ha situado a la vanguardia de los establecimientos de ocio y entretenimiento artístico. Este teatro es considerado uno de los más prestigiosos del mundo y es conocido ampliamente en los sectores artísticos internacionales. Está ubicado en pleno centro neurálgico de la capital, concretamente en la Rambla barcelonesa y ha sido punto de encuentro de las clases altas catalanas desde su levantamiento.

Desde que viera la luz hace más de 150 años ha sido cobijo de grandes artistas y cantantes de todo el mundo y por su escenario han pasado las obras más prestigiosas. Muchos hoteles de Barcelona se han vertebrado en torno a esta vía principal de esta capital donde se sitúa este gran teatro. Desde su creación, albergó a las clases pudientes de Barcelona. A día de hoy, sigue siendo un teatro bastante exclusivo donde acuden los mejores actores e intérpretes internacionales que presentan las obras más esperadas. El año 1837 fue el año donde todo empezó para el Gran Teatro Liceo.

Fue cambiando de nombre en repetidas ocasiones (Liceo Filodramático de Montesión, Liceo Filarmónico Dramático de Su Majestad la Reina Isabel II,…) hasta que finalmente las monjas del Convento de Montesión presionaron para que se trasladara al antiguo Convento de los Trinitarios situado en plena Rambla barcelonesa. Pronto se iniciaron los trabajos de demolición para que pudiera construirse un teatro acondicionado a los nuevos gustos estéticos burgueses de la época. Lo que diferenció el levantamiento del Gran Teatro Liceo con respecto a otros teatros del mundo fue el hecho de que éste se sufragó íntegramente con la aportación de particulares.

Normalmente los teatros siempre han recibido subvenciones estatales o reales. No fue el caso del Liceu barcelonés que fue creado a imagen y semejanza a cómo actúa una sociedad mercantil cualquiera. De hecho, en la construcción del nuevo edificio tras la demolición del Convento de Trinitarios obvió por motivos claros un palco real. Miquel Garriga i Roca sería el encargado de levantar el Liceo barcelonés. Este gran teatro abrió sus puertas por primera vez el 4 de abril de 1847 en medio de una inauguración muy concurrida.

Durante los primeros años, el Gran Teatro Liceo rivalizó con el Teatro Principal que se situaba a pocos metros del primero. La contraprogramación fue una constante durante los primeros años en un intento por captar a cuantos más espectadores mejor. Actualmente no hay ningún teatro en Barcelona que supere en prestigio y solera al Liceu.

Por eso, muchos alojamientos en Barcelona podrán encontrarse en plena Rambla, cerca de este edificio histórico de la ciudad. Esta construcción ha sufrido todo tipo de avatares históricos como dos incendios (el primero en 1861 y el segundo en 1994), un atentado anarquista en la platea y la total nacionalización española durante la etapa del Franquismo.

Aviso legal - Contacto - © 2020