Que ver en Mataro

Que ver en Mataró

Capital de la comarca barcelonesa del Maresme y límite del área metropolitana de Barcelona, Mataró compagina su importante actividad comercial e industrial con el mantenimiento de su profundo carácter mediterráneo y un gran movimiento cultural.

Pero no sólo por su actividad cultural y comercial es atractiva Mataró, sino que también posee un gran atractivo turístico que puede convertirse en destino turístico nacional. La Riera, por ejemplo, es el mismo lugar en el que se abría la puerta principal de la muralla que se levantó en el siglo XVI y que actualmente es parte fundamental de la arteria más importante de la ciudad. En los últimos años ha sido reformada para dar más relevancia a su vertiente peatonal y de paseo.

En su extremo inferior podemos disfrutar de la plaza de Santa Anna, con un pórtico barroco del año 1789 y con una iglesia del mismo nombre. Cerca podemos ver la casa de la Vila, sede del Ayuntamiento, edificio del siglo XVII aunque reformado en el siglo XIX.

En la parte trasera del edificio se encuentra un espacio conocido como la plaza del Ayuntamiento y en el que se sitúa el Museo Comarcal del Maresme, un bello edificio renacentista del siglo XVI. La sección arqueológica del museo posee un anexo situado en la entrada sur de la ciudad, que está formado por la torre Llauder y con restos de una villa romana de los siglos I y III d.C.

La Riera también asoma parcialmente a La Presó, uno de los edificios más importantes de la ciudad. Es de un innovador diseño, de 1863, y se debe a Elíes Rogent. Todo el interior se puede dominar desde un único punto de observación.

Otro de los epicentros turísticos para aquellos que pasan sus vacaciones en los hoteles en Mataró es la iglesia de Santa María de Mataró. De entre las sucesivas ampliaciones y reconstrucciones sobre edificaciones anteriores destaca la que tuvo lugar durante el siglo XVII, cuyo resultado es este templo que se sitúa en pleno centro de la ciudad. La fachada, del siglo XIX, es neorrománica y de aspecto medieval y en su interior, constituido por una amplia nave con dos capillas, se puede disfrutar de una de ellas, la capilla dels Dolors, del año 1708 y de estilo barroco. El altar del Roser es también de estilo barroco y se puede disfrutar en él un retablo del escultor mataroní Antoni Riera.

En otro artículo ampliaremos la información sobre sus interesantes alrededores.

Aviso legal - Contacto - © 2020