Museo CCCB

Museo CCCB

CCCB, parte de la magia de Barcelona

El Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) es de visita obligada para el amante del arte y cultura contemporánea que se encuentra en Barcelona. Desde mediados de la década de los noventa, el CCCB junto con el MACBA se ha convertido en la referencia de la expresión artística y cultural más moderna de la ciudad de Barcelona.

Construida sobre la vieja Casa de la Caridad es en sí misma una gran obra de arte. Inaugurada en 1994 y obra de los arquitectos Helio Piñon y Albert Viaplana es la transformación casi perfecta de un edificio de 1362 en todo un centro de la cultura contemporánea. El origen del edificio es un antiguo convento de Agustinas y tras ser sucesivamente ampliado y reformado en la actualidad el edificio convina lo nuevo y lo antiguo para crear propuestas estéticas sugerentes y espacios que favorecen el dialogo entre épocas y tendencias. La capilla de Santo Tomás y el patio Manning, claustro de 1743, son los elementos más antiguos conservados. En el patio de "les Dones" las líneas clasicistas de la vieja planta se cierran con una fachada acristalada rematada con un mirador donde se reflejan los edificios de la ciudad.

El centro acoge exposiciones de todo tipo y tendencias, modalidades artísticas inquietantes y sorprendentes, despliega un movimiento abierto a expresiones, técnicas y propuestas estéticas y a todo tipo de temas, aunque normalmente se suelen hacer exposiciones relacionadas con la cultura urbana y, algunas veces, de denuncia ciudadana.

Además, el edificio se ha convertido en ejemplo de la transformación que vive el cosmopolita barrio del Raval por la transformación y coherencia del edificio. En el centro del Raval, entre casas a punto de derrumbarse, movimiento callejero sin parón de ningún día de la semana, gente de todo tipo de etnias, culturas y tendencias urbanas, el CCCB se alza como referencia y símbolo del incierto cambio constante del barrio.

La variedad y cantidad de exposiciones nos ofrecen satisfacción asegurada y por los módicos precios de 4,5 euros podremos entrar a visitar cualquiera de sus exposiciones. También hay descuentos para jóvenes, jubilados y parados. Es recomendable también enterarse de cuándo se hacen actividades al aire libre (normalmente son en verano) pues la magia del barrio se mezcla en una abarrotada plaza que transmite sensaciones dulces y mágicas. En fin, más allá de lo extravagante de la cultura contemporánea, el CCCB es un espacio abierto para todo el mundo y edades.

Ya hablamos de la exposición "Brangulí. Barcelona 1909 – 1945, que estos días se expone en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB). Una muestra que nos descubre la mirada de este importantísimo fotógrafo, de principios de siglo, sobre un Barcelona llena de cambios sobre todo en lo social y económico. Ahora, a partir de esta exposición, se ha puesto en marcha un proyecto on line, para que todos aquellos que quieran descubrir la ciudad a través de sus fotografías, ya sea de la vida en la calle, el urbanismo, los ambientes industriales, el ámbito laboral o acontecimientos políticos y sociales, sus museos, Barcelona de noche ….

Este proyecto participativo entre el Barcelona Photobloguers y el CCCB, "Brangulí estuvo aquí ¿Y tú?", busca los puntos de vista de fotógrafos contemporáneos, tanto amateurs como profesionales, sobre la Barcelona del siglo XXI.

En el proyecto pueden participar personas de todo el mundo, mayores de edad, que pueden presentar sus fotografías hasta el 9 de septiembre. Los comisarios elegiran a los finalistas para después exponerlas en el Centro. Las fotografías se imprimirán en un formato especial, para la exposición, en donde también se proyectaran todas las obras presentadas al proyecto. Este equipo de comisariado esta compuesto por el jefe de exposiciones del CCCB, Jordi Balló; la jefa de Comunicación del CCCB, Imma Mora; Fran Simó, de Barcelona Photobloguers, y los comisarios de la exposición Brangulí: Barcelona, 1909-1945, Valentín Vallhonrat y Rafael Levenfeld. Más información en la web del Centro.

BVP, exposición en el CCCB

Una de las últimas exposiciones interesantes de Barcelona es la llamada "BVP", exposición que se podrá ver en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona o CCCB y que está propulsada por la Generalitat de Catalunya.

Se trata de una muestra que pretende aproximar en confluencias y divergencias la visión de tres ciudades mediterráneas situadas en territorio español, a saber, Barcelona, Valencia y Palma, ciudades diferentes pero parecidos a la vez, ciudades que tienen en común el Mediterráneo pero poseen una fisonomía propia.

La exposición se podrá visitar desde estos momentos hasta el próximo 12 de septiembre.

La razón de elegir estas tres ciudades para hacer una exposición comparativa es que se trata de tres ciudades que en muchos momentos de la historia han ido de la mano o han transitado sobre las mismas líneas de fuerza, hecho que se hace patente cuando se evalúan su historia y se piensa de qué forma han evolucionado las tres en los últimos siglo.

Así, más allá de poseer las tres ciudades dos lenguas comunes, se pueden encontrar una arquitectura y un urbanismo parecidos, una geografía humana perfectamente equiparable y una estética que los acerca más de lo que pueda parecer a primera vista. Aún así, todas ellas han conservado sus propias particularidades, determinadas por la historia local y regional propias. Entre ellas también han pasado diversas épocas de distanciamiento y confrontación.

La exposición, pues, nos mostrará la situación presente, actual, de las ciudades de Barcelona, Valencia y Palma y se hace especial incidencia en dos aspectos fundamentales de su desarrollo: el paisaje urbano y el paisaje humano.

La exposición se estructura en diversos apartados tan significativos como la proyección que tienen cada una de ellas como ciudad del futuro, la realidad de las lenguas que se hablan, la imagen de ciudad espectáculo que poseen, la parte de la corrupción y turismo que también los une, la fama de ciudades hedonistas y el pasado medieval que las tres ciudades poseen.

Se trata, pues, de conocer lo que tienen en común en sus diferencias estas tres ciudades que en su momento estuvieron bajo un mismo reinado independiente y que ahora, separados en tres comunidades autónomas diferentes, todavía poseen su punto de unión.

Atopía, exposición en el CCCB

Barcelona es una ciudad que nunca se está quieta en lo cultural, constantemente surgen nuevas exposiciones y propuestas artísticas de todo tipo, de nuevo cuño y propuestas antiguas renovadas. Gran parte de la culpa de este movimiento lo tiene el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona.

Ahora, por ejemplo, el CCCB presenta hasta el próximo 24 de mayo, la exposición "ATOPÍA. Arte y ciudad en el siglo XXI", que pese a parecer curioso es la primera exposición que el centro celebra dedicada al arte contemporáneo.

Según informa el CCCB, la Atopía pretende se el sentimiento de malestar que el individuo siente cuando la ciudad del presente no representa, de ningún modo, el paraíso soñado o prometido que nos ofrece la utopía.

Y es que la exposición trata precisamente de este malestar, de esta decepción, de la incomodidad entre la ciudad que existe y el individuo. También se podría decir, y en esto Barcelona encaja a la perfección, que pretende mostrar la tensión entre una ciudad que se individualiza, posee vida propia y un individuo que, por contra, se masifica.

La muestra, no se inscribe como muchas otras exposiciones que ofrece el centro, en ningún movimiento reivindicativo o de denuncia, sino que lo que le interesa a los comisarios es una agonía que pretende ser universal y a su vez palpable, el sentimiento que todas las personas que viven en ciudades comprenderán, es el individuo el que sobrevive y se resiste a la apoteosis urbana.

En total esta exposición aborda 168 obras de diversas artes, de las clásicas como pinturas o esculturas, pasando por instalaciones y las más modernas fotografías y videos. Son 41 artistas los artistas que toman parte en la muestra, artistas locales y extranjeros que comparten la misma angustia y tensión.

En fin, una muestra más que nos hace reflexionar, nos hace revivir el poder del pensar, de la angustia que significa muchas veces el hecho de vivir entre lo gris, entre edificios altos y pisos pequeños. Una actividad que nos retomará en ese estado donde la angustia es sólo angustia, es sólo padecimiento y nos trasladará al por qué de estos sentimientos, nos ayudará a pensar y sobrellevar el vivir en la ciudad.

Por laberintos en el CCCB

Se estrena en el CCCB la exposición "Per Laberints", que estará en el museo barcelonés hasta el 9 de enero del próximo año.

Se trata de una exposición que entiende el laberinto como una construcción y símbolo presente en muchas tradiciones culturales de la humanidad y, tal como señala Eco, la historia milenaria de este elemento revela la fascinación que siempre ha despertado en el hombre porque de alguna manera le habla de la condición humana, hay infinitas situaciones en las cuales es fácil entrar pero difícil salir.

La exposición, que se crea a partir del guión de Ramon Espelt y comisariado y diseñado por Oscar Tusquets con el asesoramiento de Jorge Wagensberg, hace un repaso del concepto y la representación del laberinto a lo largo de la historia. Además, reflexiona sobre la vigencia actual de este elemento y sobre las diferentes prácticas y usos más actuales.

La muestra plantea una interesante distribución de espacios bien diferenciados que se ilustran con obras de diferente procedencia y formatos, autores y épocas.

Podremos ver obras de artistas tan conocidos como Michael Ayrton, Jorge Luis Borges, Umberto Eco, Richard Long, Lika Mutal, Patrick Ireland, Martha Gaham o Teri Wehn-Damisch.

El primer espacio es la plaza. En el Pati de les Dones se creará un laberinto de sombras y trama rectangular. El laberinto será móvil, según las horas del día.

El segundo espacio se centrará en laberintos unicursales, es decir, un recorrido intrincado pero único, de acuerdo con la pretensión de todos los laberintos unicursales, es decir, un máximo de recorrido en una superficie dada.

El tercer espacio se dedicará a la crisis del concepto del laberinto unicursal. En este apartado se analizarán las cuestiones como la inutilidad del hilo de Ariadna en el caso de los laberintos unicursales. Se dedicará interés especial a diversos autores como Giovanni Fontana, del siglo XV y autor de los primeros laberintos multicursales conscientemente representados y con la libertad de escoger el camino en diversos cruces y con la posibilidad de perderse.

El último espacio estará dedicado a los laberintos multicursales, por lo que no habrá una única alternativa de recorrido sino que habrá varias posibilidades de elección.

En fin, se trata de una exposición que nos ayudará a reflexionar sobre la condición humana y su capacidad y responsabilidad al elegir. Si tenéis pensado reservar vuestros hoteles en Barcelona sin duda que esta exposición puede ser una visita mucho más que interesante.