Que ver en Barcelona y alrededores

Que ver en Barcelona y alrededores

Algunos de los pueblos que puedes visitar y que no quedan demasiado lejos de la gran ciudad son: Calella, Castelldefels o Sitges, este último te lo recomendamos especialmente, pues se trata de uno de los pueblos más encantadores de la provincia barcelonesa.

El parque del Laberinto de Barcelona

Como extraído de un cuento de hadas, el Parc del Laberint de Barcelona conjuga majestuosidad, curiosidades botánicas y romanticismo, en un predio con historia noble.

Los orígenes del parque del Laberinto

Impulsado por el 6º Marqués de Llupía, Don Joan Antoni Desvalls, fue ampliándose gracias al interés de la familia con la dirección de varios arquitectos, constituyendo una obra maestra de la arquitectura botánica. En 1971 se abrió al público el Parc del Laberint d'Horta y desde entonces es recorrido por cientos de miles de turistas cada año.

Un homenaje al clasicismo y al amor

El recorrido del laberinto se divide en tres niveles, que representan la evolución del amor: desde el origen hasta la sublimación. Inicia con dos jardines diferentes, uno de bojes trabajados y el siguiente de camelias, como preludio del laberinto propiamente dicho: un entramado de cipreses recortados formando 750 metros de callejas coronadas por una imagen del Dios Eros, que desemboca en el Jardín Romántico y, atravesando éste, a la Isla del Amor. Como corolario del recorrido, se llega al Falso Cementerio, que simboliza más el triunfo de la vida y el amor sobre las imágenes sombrías del jardín anterior.

En todo el recorrido nos encontramos con imágenes que representan a la Grecia clásica en plena Barcelona del siglo XXI -como la mencionada estatua de Eros, Zeus, Danae, Ariadna y Dionisio, por ejemplo- y el Pabellón Neoclásico que corona la Isla del Amor -donde reyes y nobles han celebrado elegantes recepciones a lo largo de los años de historia del parque.

Tres joyas botánicas en el corazón de Barcelona

En este famoso parque se encuentran tres piezas botánicas de especial interés por su antigüedad y porque no son comunes en Barcelona: una encina de 1903, un madroño de 1913 y una secuoya de 1923, que acompañan a añosos cedros y robles que parecen producto de la imaginación. Una vez al año, un grupo de expertos jardineros hacen la poda que mantiene las formas adecuada, y cotidianamente, el equipo de jardineros fijos se encargan de mantener todo el conjunto en perfecto estado.

Un lugar mágico para visitar y soñar despiertos en plena Catalunya

Una ciudad de cuentos dentro de la ciudad de Barcelona

En pleno Montjuic de Barcelona se encuentra un collage arquitectónico de los mejores exponentes de la construcción de toda España a escala real.

Un museo a cielo abierto dentro de una ciudad amurallada en Barcelona

El Poble Espanyol es un predio de 49.000 metros cuadrados rodeados de una muralla, que alberga en su interior 117 reproducciones a escala real de los edificios, calles y plazas más característicos de España: desde una iglesia de Aragón a un barrio de Andalucía. Fue construido para la Exposición Universal de Barcelona en 1929 como Pabellón de las Artes y fue una idea del famoso arquitecto catalán Puig y Cadafalch. La construcción llevó tres meses y la obra debía durar los 6 meses de la Exposición, pero fue tal su éxito que se conserva hasta ahora.

Artesanías, recuerdos y compras en el Poble Espanyol de Barcelona

Son muchas las actividades que te esperan desde que cruzas la Puerta de Ávila -monumento que hace las veces de entrada- hacia el interior del Poble Espanyol. Por ejemplo, en 1997 se trató de revalorizar la identidad artesana de España y gracias a ello hoy puedes recorrer talleres de cerámica, grabado, pintura, vitro-fusión, arte religioso, joyería, máscaras, escultura, cuero, bordados, cestería, construcción de instrumentos musicales y otros, y comprar esas piezas artesanales que acabas de ver hacer por los distintos artistas que tienen su lugar en el pueblo.

Espacios de arte dentro del Pueblo

La presencia artística es uno de los fuertes del Pueblo y puedes encontrarlos en varios espacios dentro de predio. En el espacio de la Fundación Fran Daurel alberga una interesante y nutrida colección de 300 piezas de Arte Contemporáneo en la que conviven 50 diferentes artistas españoles, como por ejemplo Dalí, Picasso, Barceló, Miró o Tapiès. En el exterior, puedes recorrer el hermoso jardín escultórico que contiene 27 esculturas, o visitar el Espai Guinovart, donde puedes apreciar una gran obra escultórica del artista barcelonés Josep Guinovart.

¿Cómo llegar al Poble Espanyol?

La entrada se encuentra en el número 13 de la Avenida Marqués de Comillas en Barcelona, en pleno distrito de Sants-Montjuic. El Bus Turistic o el Autobús Linea 13 y Línea 50 tienen en la parada Poble Espanyol la propia entrada del predio, y es también una de las paradas del recorrido de compras BCN Shop. Otra de las opciones es el Metro Línea 1 y Línea 3 o el ferrocarril -ambos hasta la parada Espanya- y de allí caminar los 800 metros hasta la entrada; o con tu propio coche, ya que tienes aparcamientos en el área.

No te pierdas este recorrido lleno de magia, cultura y ocio cuando hagas tu visita a Barcelona y déjate llevar por los encantos de toda España concentrados en uno de los lugares más bellos de Catalunya.

El Parque Temático Catalunya en Miniatura

Si planeas ir de Viaje a Barcelona con niños, es importante que tengas en cuenta que a sólo 11 kilómetros del centro, en Torrelles de Llobregat, se encuentra el Parque Temático Catulunya en Miniatura.

Si bien es una visita especialmente recomendada para los niños, con seguridad todos los adultos también la pasan de maravillas. Se trata de un complejo turístico de grandes dimensiones inaugurado en el año 1983, con maquetas a escala 1:25, de todos los monumentos, edificios y arquitectura más representativa de toda Cataluña, rodeado de un inmenso espacio natural.

Lamentablemente el complejo muestra signos de deterioro por falta de adecuado mantenimiento, aún así no deja de ser un paseo entretenido que permite ver, con asombrosa perfección, los elementos representativos del Principado que resaltan la realidad cultural y las costumbres de sus pueblos.

El paseo dura aproximadamente una hora y media, sólo es necesario seguir las señalizaciones que tiene el único camino, si a los niños se les hace difícil el desplazamiento andando, se puede escoger montar en el tren para recorrer el parque. Además cada maqueta tiene un rótulo con toda la información necesaria, para que sepamos de qué se trata. Los datos son muy precisos y concretos y dan cuenta del nombre del monumento, la comarca en la que se encuentra, el estilo arquitectónico y algún otro detalle relevante.

Son un total de 170 reproducciones las que se exponen y que captan la esencia de la arquitectura catalana, así hallamos por ejemplo la Catedral de Barcelona, la Sagrada Familia o el Puerto Deportivo de Sitges. Hasta hay un rincón destinado a las obras del genial arquitecto catalán Antonio Gaudí. Los domingos y festivos, como complemento, se presentan obras de payasos.

También integrado al Parque Temático Cataluña en Miniatura se encuentra el "Boc Animat", un gran espacio natural donde niños, jóvenes y adultos pueden realizar diversas actividades como potro, equilibrio móvil, escaleras, escalera pirata, puente de cables paralelos, torre escalada, tirolina, columpio de cuerdas, estribos y otras.

No hace falta alejarse demasiado de Barcelona para hacer un viaje real por todas las tierras catalanas en el Parque Temático Cataluña en Miniatura, para conocer y admirar lo más genuino de su geografía.

Colonia Güell, arquitectura sorprendente

Caminar por las calles de la Colonia Güell es retroceder un siglo y vivir en la efervescencia de la explosión del modernismo catalán. Forjado a través de la misma colaboración que en el parque Güell (Antoni Gaudi y sus discípulos junto a el empresario y aristócrata Eusebi Güell), la Colonia Güell fue todo un complejo de casas, fábricas y servicios pensados para la industria textil que duró casi un siglo.

La Colonia, que hoy en día sigue habitada por los descendientes de los obreros que allí vivían, consta actualmente de alrededor de mil habitantes y la calidad de sus viviendas, junto con la característica arquitectura con las que fueron construidas, hace que hoy sea un lugar privilegiado para vivir (por lo que sólo se pueden visitar exteriormente).

Pero no sólo las casas son de interés turístico y arquitectónico. Desde el inicio se diferenció claramente el conjunto residencial del industrial y en los extremos del área residencial se encuentran dos edificios clave que más allá de sus méritos arquitectónicos, señalan que la Colonia Güell fue también un experimento ideológico. Eusebi Güell quería poner en práctica el catolicismo social e inculcar a sus obreros el nacionalismo catalán que profesaba.

Pero dejando de lado los objetivos de la Colonia Güell, sigamos disfrutando de su arquitectura. La cripta, diseñada por el mismísimo Antoni Gaudí, a diferencia de las criptas tradicionales, no esta proyectada bajo tierra. Envuelta de pinos, las estructuras extraordinariamente innovadoras, están perfectamente estudiadas para asegurar la estabilidad de edificio y dar una imagen de naturaleza viva surgida de la piedra: columnas forzadas hasta el límite, vueltas y arcos en forma de parábila, espacios irregulares y un largo etcétera de detalles y formas con las que disfrutar del auténtico Gaudí.

El porche de la cripta es un ejemplo paradigmático: las hipérbolas parabólicas consiguen formar desde la tierra hasta el techo vueltas que son a la vez cóncavos y convexos.

La Colonia Güell es un lugar que, más allá de disfrutar de su peculiar arquitectura modernista, se puede sentir la historia. Para ello, dentro de la colonia nos podemos adentrar en el Centro de Interpretación de la Colonia para disfrutar de pleno del recorrido. Un buen mes para verlo puede ser en octubre puesto que la Asociación de la Colonia Modernista, con la colaboración de sus habitantes, en la "Fiesta del Modernismo" recrea la época en la que fue construida.

Cómo llegar:

En tren: FGC, líneas S4, S8 y S33
En coche: tomar el acceso desde la BV-2002 entre Sant Boi de Llobregat y Santa Coloma de Cervelló.

La cripta de la Colònia Güell, otro regalo de Gaudí

Aunque no posea el renombre y la majestuosidad de la obra más universal de Antoni Gaudí (1852-1926) —hablamos, por supuesto, de la Basílica de la Sagrada Familia—, la cripta de la Colònia Güell (situada en Santa Coloma de Cervelló, comarca del Baix Llobregat), condensa como pocas la genialidad y la maestría del irrepetible arquitecto de Reus (Tarragona).

La historia de este espectacular edificio se inicia más de un siglo atrás, momento en el que el industrial Eusebi Güell (1846-1918) trasladó su fábrica de hilaturas de algodón a la citada localidad barcelonesa. Con el propósito de albergar las infraestructuras necesarias y a sus empleados, puso en marcha la creación de una nueva colonia industrial, confiando el proyecto a Gaudí. El diseño inicial comprendía también una parroquia emplazada en un frondoso pinar, en la que se trabajó entre 1908 y 1915. No obstante, la iglesia quedó inclusa, ya que únicamente se terminó la cripta.

A pesar de todo, la singularidad de este edificio acabaría convirtiéndolo en una de las principales aportaciones de Gaudí. En efecto, la inclinación de las numerosas columnas sobre las que reposa, la multiplicidad de texturas que conviven en su fachada —producto de los diferentes materiales utilizados—, el colorido de sus mosaicos y vidrieras y las caprichosas formas de sus ventanas despliegan un espectáculo único ante los incrédulos ojos del visitante. De planta oval, sus crujías están separadas por columnas.

En 1962, la cripta fue declarada Monumento Histórico Artístico, y en verano del 2005, la UNESCO la inscribió en la lista del Patrimonio de la Humanidad.

No obstante, éste no es el único ejemplo de arquitectura modernista que posee la Colònia Güell. En ella también pueden admirarse la Casa del Mestre (situada en el número 27 de la calle de Barrau) y la Cooperativa (1900). Curiosamente, ambas llevan la rúbrica de otro arquitecto nacido en Reus: Francesc d'Assís Berenguer i Mestres (1866-1914).

Girona

España tiene gran variedad de destinos turísticos que merece tener en cuenta en un itinerario vacacional de referencia. Por ejemplo, la ciudad de Girona es la capital de la provincia que lleva su mismo nombre y que está situada en Cataluña. Un lugar recomendable para aquel que disfruta viajando. Existe un motivo importante para esta recomendación: tiene un rico patrimonio artístico para deleite y disfrute del visitante que se encuentra situado principalmente en el Casco Antiguo que está cercado por murallas. Un verdadero tesoro artístico.

Entre las peculiaridades del lugar, también destacan las casas de Oñar que están colgadas sobre el río Oñar que es afluente del Ter. Las casas en esta posición producen un fantástico efecto visual que causa un enorme placer estético cargado de simbolismo y el color cromático de las fachadas. Además, destacan los puentes sobre el Río Oñar que en el pasado nacieron con la necesidad de unir ambos lados de la ciudad que se hallaba dividida por el paso de las aguas de río. En la actualidad destacan el puente de Piedra, El puente de Hierro, el puente de Gómez y el Viaducto del Ferrocarril.

Continuando con el recorrido turístico, llegamos a la Catedral de Gerona que se encuentra en el punto más alto de la ciudad y se caracteriza porque tiene la nave gótica más ancha del mundo. Dado que se construyó en varios siglos tiene matices góticos y también románicos, por ejemplo, en el claustro.

La Plaza de la Independencia es una de las más conocidas de Gerona que está situada en el centro de la ciudad, en el Barrio de Mercadal. La plaza tiene un estilo ochocentista aunque está rodeada de edificios neoclásicos. Un bonito contraste en el paisaje que resulta verdaderamente genuino.

Por otro lado, el visitante también puede pasear por La Rambla de la Libertad que es el espacio público más concurrido de la ciudad que data de 1885. El nombre de Rambla de la Libertad se creó en Honor al árbol de la Libertad fundado en 1869.

Girona es un magnífico destino para disfrutar de unos agradables días de descanso este verano que ya está próximo.

Parque Natural Delta del Ebro

Sin duda, existen muchas opciones diferentes a la hora de elegir el destino ideal para las vacaciones. Algunos prefieren optar por la playa, mientras que otros prefieren la montaña. Hoy, os propongo otra alternativa para disfrutar durante el mes de agosto. Sin duda, el parque natural Delta del Ebro es una opción excelente.

En el lado derecho del Delta, el visitante puede disfrutar de Sant Jaume d´Enveja que está fácilmente comunicada con la población de Deltebre donde se puede llegar a través de dos transbordadores. Sin duda, un lugar muy interesante. Por el contrario, en el lado izquierdo del Delta está situada la playa de Marquesa un paraíso incomparable de la naturaleza. Pero además, también es posible contemplar la singularidad del Faro de Fangal que está junto a la playa de Riumar.

Existen varios núcleos urbanos situados en esta zona y que el turista puede conocer: Camarles, L´Aldea y Deltebre-La Cava. En el entorno, es posible visitar la ermita de la Vírgen de los Prat.

El parque natural del Delta del Ebro es un espacio mágico e infinito que ofrece multitud de posibilidades al visitante. En este espacio podrás disfrutar de las maravillosas vistas de los estanques y las lagunas. Pero además, también es posible contemplar la maravilla de una vegetación casi perfecta. Pero además, existen playas interminables de calidad gracias a la fina arena. Sin duda, se trata de un ecosistema de un valor incalculable. Aquí podemos ver aves migratorias que están protegidas desde el año 1983.

El contacto con la naturaleza tiene enormes efectos positivos sobre el bienestar emocional del ser humano puesto que el contacto con el aire puro reduce el estrés y refuerza la alegría. Cerca de La Tancada y L´Encanyssada se encuentra el punto de información y centro de información de este parque mágico que se conoce como Casa de Fusta. Sin duda, las vistas de este parque natural lograrán sorprenderte en cada centímetro cuadrado.

Paisaje humanizado, arrozales, criaderos de marisco, juncales, arenales… No lo dudes, y acércate a este pequeño milagro de la naturaleza, especialmente recomendable para una visita de verano en Cataluña.

El encanto natural de Blanes

Blanes es uno de los destinos turísticos más emblemáticos de la provincia catalana de Gerona. Se enmarca en la comarca de La Selva, junto a muchos otros municipios que tienen a La Selva como ayuntamiento central y núcleo de su jurisdicción. Blanes es una localidad no muy grande pero cuyo principal atractivo se encuentra en la costa, pues su localización es considerada el punto de inicio de la llamada Costa Brava.

Debido a esta curiosidad, Blanes es considerado entre los pobladores el 'Portal de la Costa Brava'. Para aquellos a quienes os guste disfrutar del Mediterráneo más frío y de clima más fresco, sin duda la provincia de Gerona es vuestro destino. En tiempo de bonanza para el Imperio Romano la localidad se llamaba 'Blandae'. En algunos escritos también aparece con la denominación de Blanda, de ahí su nombre actual que sufrió una pequeña evolución lingüística.

Blanes se extiende a lo largo de casi diecinueve kilómetros cuadrados y su atractivo turístico trasciende las fronteras territoriales: es uno de los destinos preferidos para turistas extranjeros a lo largo de todo el territorio catalán y también del territorio español. Las playas destacan, al igual que todas las calas y acantilados, por situarse a caballo entre la fina arena y el terreno montañoso. Este choque paisajístico autóctono hacen de Blanes una joya del Mediterráneo y, en consecuencia, el turismo cada año es un fenómeno que está a la orden del día. Cala Bona y Sant Francesc son dos calas, de las más representativas de la ciudad donde poder descansar y tomar el sol en verano.

Entre sus lugares de interés turístico e histórico, destaca por encima de todos el llamado Castillo de San Joan, seguido por la Iglesia de Santa María y los Jardines Botánicos de Marimurtra y Pinya de Rosa que permiten el encuentro del visitante con la naturaleza en su esencia perfecta.

Por otro lado, es interesante visitar también Sa Palomera, una pequeña isla unida a la costa a la que se considera el punto geográfico exacto de comienzo de la Costa Brava, la más famosa de todo el territorio español y peninsular. Un buen plan es dar un paseo por Sa Palomera en una tarde agradable de verano.

Además, la arquitectura religiosa forma parte de un patrimonio importante: en Blanes podrás visitar la Parroquia de Santa María, la ermita de lÁntiga, una de las más importantes, y la Fuente gótica, una verdadera reliquia. Sin duda, estampas para fotografíar para el recuerdo.

Si quieres conocer uno de los destinos de playa más apacible e históricamente interesante de España, Blanes es tu lugar de vacaciones.

Aviso legal - Contacto - © 2020