Que ver en Barcelona gratis

Que ver en Barcelona gratis

El corazón vivo de la historia barcelonesa

Empezamos Barcelona por Las Ramblas, la puerta de bienvenida a Barcelona, nos adentramos extramuros de la vieja ciudad, en el mercado de la Boquería, y nos dimos una noche de fiesta, cena y música en la plaza real. Ahora que ya estamos empapados de este aire de mar, sal y humedad que recibe a todo visitante en temporada de verano, llega el momento de adentrarnos en el corazón histórico y monumental de la ciudad. El casco antiguo, la ciudad vieja o el barrio gótico, el término más conocido para definir la ciudad amurallada que por casi dos mil años cobijó la vida de los barceloneses. Un paseo por el Barrio Gótico de Barcelona es la mejor forma de adentrarnos en la primitiva Barcino romana y en la espléndida ciudad medieval, donde se asentaron palacios, residencias aristocráticas e iglesias góticas. Allí donde el pasado esplendoroso convive con el latido del presente. En su entramado de callejuelas y plazas se respira la historia de todos los barceloneses siglo a siglo, piedra a piedra.

En el Barrio Gótico encontramos los palacios del Ayuntamiento y de la Generalitat, en la plaza San Jaume, centro político de la ciudad, también la Catedral de Barcelona y otras iglesias góticas como Santa Maria del Pí o la de los Santos Justo y el Pastor. Muy cerca de la plaza de Sant Jaume, se encuentra también el antiguo call, o barrio judío, con sus callejuelas ínfimas, donde aún se conservan restos de la antigua sinagoga.

La señorial plaza del Rey, muestra con orgullo el conjunto arquitectónico que formaban las dependencias de la Corona de Aragón. Alberga edificios góticos que integraban el Palacio Real Mayor, el Salón del Tinell, la Capilla de Santa Ágata y el Palau del Lloctinent. En la plaza misma, encontramos el Museo de Historia de la Ciudad de Barcelona donde podemos hacer un recorrido por los impresionantes restos arqueológicos de la Barcelona romana. Algo que vamos a contar en próximas entradas.

Detrás de la Catedral existe también la encantadora plaza de Sant Felip Neri, con una iglesia barroca que parece suspendida en el tiempo. A pocos metros de allí, en la espléndida Plaza del Pi y en la calle Petritxol degustaremos la merienda más deliciosos de todo buen barcelonés cuando pasa la tarde de charla entre amigos; chocolate caliente acompañado con la tradicional ensaimada. Al rato recorreremos calles de rancio abolengo como Ferran, Portaferrissa y, muy especialmente, Portal de l'Àngel, arteria comercial de la ciudad, que une el centro histórico con la plaza Cataluña. Rodeados por un entorno que es pura inmersión en la historia antigua y medieval. De viaje al Barrio Gótico, todas las sensaciones se vuelven luminosas e impactantes. Acompañanos, por favor.

Aviso legal - Contacto - © 2020