Que ver en Sant Miquel del Fai

Que ver en Sant Miquel del Fai

Sant Miquel de Fai, antiguo monasterio

El monasterio de Sant Miquel de Fai es uno de los más atractivos y misteriosos de la provincia de Barcelona. Situado en el pueblo de Riells, comarca de Vallès Oriental, está rodeado de un entorno natural maravilloso que lo hace todavía más bonito.

Del lugar se han hallado referencias que se remontan al año 997 (dejando de lado los restos prerrománicos y prehistóricos), y se cree que pudo ser un lugar de cultos paganos mucho antes de convertirse en iglesia. En realidad no se sabe su exacta fecha de construcción y de hecho es la iglesia troglodítica de estas características mejor conservada.

En 997 los condes de Barcelona donaron al caballero Gombau de Besora una parte de la zona de la iglesia de Sant Miquel y un trozo de tierra del Fai, para que éste pudiera fundar allá un monasterio. El caballero, gran devoto de dicha iglesia surgida como de la naturaleza, dedicó gran parte de su vida a convertir el lugar en uno de los monasterios más importantes del Condado y por ende de la Corona Catalana.

Según algunos indicios, la casa primitiva de los monjes estaba situada a poca distancia de la capilla en dirección a la hermosa cascada del río Tenes. En 1006 la iglesia se consagró y el caballero Gombau hizo una gran donación para que comenzara la construcción de la Casa Monasterio frente a la gruta. No obstante, lo que se conoce ahora como la Casa del Priorato, no se pudo terminar de construir hasta principios del siglo XV.

A lo largo de esos primeros siglos, muchos señores feudales donaron tierras para aumentar así la importancia del monasterio aunque, en realidad, el edificio seguía siendo un monasterio pequeño donde el número de monjes no llegaba a diez. Preocupado por su subsistencia, el caballero de Gombau donó el monasterio del Fai al famoso monasterio provenzal de San Victor de Marsellla, lo que hizo que a partir de 1042 el Prioriato de Fai se mantuviera gracias al soporte y vigilancia de la abadía "madre".

No obstante el monasterio marsellino fue perdiendo importancia dentro de la iglesia, por lo que en 1567, el Papa puso el Fai bajo tutela de la Catedral de Girona. En esa época se construyó el puente sobre el Rossinyol y el paso de la Forada a razón de que hasta entonces tan sólo era accesible el monasterio por un difícil paso con escalones conocido como las Escaleras de Sant Miquel.

Con el paso de los años, cada vez menos monjes querían ir al Monasterio del Fai por lo que ya en el año 1832 se abolió por completo el Priorato del Fai. Desde entonces y hasta 1935 los párrocos responsables de Riells pudieron continuar el culto en algunas celebraciones, sobre todo en verano.

En lo que se refiere a la Casa del Priorato, en los últimos años de su existencia, fue utilizado como hostal. No obstante, ello no quiso decir que el edificio se degradara, ni mucho menos, por lo que el edificio conserva su disposición original y es uno de los edificios góticos más bonitos que se conservan íntegros en toda Cataluña.

Aviso legal - Contacto - © 2020