Que ver en Seva

Que ver en Seva

A apenas 65 km de la ciudad de Barcelona —es decir, a una hora exacta de viaje en automóvil— y a tan sólo 16 km de Vic, la comarca de Osona ofrece una magnífica propuesta para los amantes del turismo de proximidad y la arquitectura tradicional: la pequeña localidad de Seva.

Con una población que en el 2010 se situaba en los 3.418 habitantes, este pintoresco pueblo se extiende hasta el valle del Congost por la ladera norte de la sierra del Montseny, macizo que en 1978 fue declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

Conforme el viajero se aproxime a la zona, se percatará de la abundancia de encinares, robledales y bosques de coníferas en las proximidades, que confieren un gran atractivo al paisaje local.

Convertida en la capital de una baronía durante la Alta Edad Media, Seva aún mantiene numerosos vestigios de su esplendoroso pasado medieval. Una buena muestra de ello es su encantador trazado urbano, en el que destacan las calles de la Font, de Dalt y de Baix.

Asimismo, sus calles concentran un amplio abanico de construcciones tradicionales, algunas de las cuales son originarias del siglo XVI y exhiben dinteles con inscripciones y otros detalles arquitectónicos notables.

Además de la bella Casa Sors (masía que comprende un magnífico jardín), resulta obligado acercarse hasta la sagrera del municipio (una de las mejor conservadas del país) para admirar la iglesia de Santa Maria, templo parroquial ampliado en el siglo XVIII y en cuyo interior dominan los elementos barrocos. En cualquier caso, el elemento más remarcable es su campanario almenado, que data del siglo XII.

Del mismo modo, se recomienda visitar las inmediaciones de Seva, en las que se hallan los restos del antiguo castillo de Esparraguera, de estilo románico, así como diversas masías de interés, como las de Figueroles, L’Albareda —obra de Josep Puig i Cadafalch (1867-1956)—, El Roquer, Sobrevia o El Montanyà, este último muy ligado a los stages deportivos del FC Barcelona.

A mediados del mes de octubre, Seva acoge la tradicional Festa del Bolet (Fiesta de la Seta), que tiene como protagonista uno de los ingredientes estrella de la gastronomía catalana.

Para llegar a esta localidad, se puede optar por el tren (desplazándose en la línea C-3 de cercanías de Renfe) o bien el vehículo privado. En ese caso, conviene tomar la C-17 desde Barcelona, o bien la N-141 si el viaje se inicia en Manresa. Para más información, se puede consultar la web del Ayuntamiento o a la del consorcio de promoción turística Portes del Montseny.

Aviso legal - Contacto - © 2020