Que ver en Sitges

Que ver en Sitges

Perteneciente a la comarca del Garraf de Barcelona, este pueblo costero a orillas del Mediterráneo te envuelve con su mágica luz cálida, teniendo una media de 300 días al año de sol. Pero además de su buen clima, es un destino lleno de vida con gente de todas las procedencias, pues se trata de un lugar muy turístico, con grandes infraestructuras, puertos deportivos (Aiguadolç, Garraf y Port Ginesta) y equipamientos. Aquí podrás buscar y comparar varios hoteles, apartamentos, hostales y casas en Sitges y sus precios, desde alojamientos de 5 estrellas hasta los más baratos y asequibles.

Uno de los puntos más conocidos y representativo de la ciudad de Sitges es su iglesia que verás cerca de la playa denominada San Bartolomeo y Santa Tecla. Pero además existen otros lugares de interés turístico como el palacio de Maricel o el museo Casa Ferrer.

Aunque sí lo que buscas es salir de fiesta por la noche, debes saber que es un lugar con bastante ambiente nocturno. Sitges también se caracteriza por ser un pueblo que acoge el movimiento gay, donde encontrarás la famosa calle del pecado, en el centro del pueblo, repleta de bares y pequeños pubs con música y terrazas con mucho ambiente, muy cerca de la playa. Como curiosidad cabe destacar que la primera discoteca Pachá del mundo se abrió aquí. Estas calles también acogen los restaurantes más variopintos y selectos con todo tipo de comidas y cenas, menús exóticos, de carnes y como no pescados, de los que puedes disfrutar cerca del mar escuchando las olas por la noche a la luz de una vela.

Cuando se acerca el otoño, por octubre aproximadamente, una actividad muy conocida tanto nacional como internacionalmente es el Festival de cine fantástico y de terror, en el que se proyectan las últimas películas de estos géneros, donde se pueden ver películas durante toda la noche.
Y en febrero puedes disfrutar de otro acto muy popular, el carnaval de Sitges que reúne a personas de muchos otros pueblos y ciudades para pasearse por las calles luciendo sus mejores disfraces.

Guía de viaje por Sitges

Hasta la semana que viene, la localidad barcelonesa de Sitges, situada en la comarca del Garraf, volverá a albergar una de las manifestaciones de carnaval más multitudinarias y coloristas de la Península (con el permiso, claro está, de la ciudad de Cádiz).

No obstante, este espléndido municipio costero es mucho más que comparsas y carrozas. Sin desmerecer sus espléndidas playas, su prestigioso festival de cine fantástico (que este año tiene lugar del 6 al 16 de octubre) o su gran prédica entre el turismo homosexual, lo cierto es que Sitges es también uno de los mayores santuarios del modernismo catalán, así como un generoso abanico de maravillas arquitectónicas.

Uno de los puntos de visita obligada es el soberbio Maricel de Mar (calle de Fenollar, s/n), un notable edificio modernista erigido entre 1910 y 1913 por el decorador e ingeniero barcelonés Miquel Utrillo (1862-1934) sobre un antiguo hospital, y cuyo interior da cabida en la actualidad a una pinacoteca.

Su belleza es comparable con la del que quizás constituya la construcción más emblemática de este término municipal, el Cau Ferrat (calle de Fenollar, 8). Su artífice fue el prolífico pintor, dramaturgo y periodista Santiago Rusiñol (1861-1931), quien transformó dos humildes casas de pescadores del siglo XVI en la sede de las famosas festes modernistes.

A su vez, no debe dejar de admirarse el principal templo religioso de Sitges, la iglesia de Sant Bartomeu i Santa Tecla (en la imagen), una parroquia originaria del siglo XVII, ampliada en el XIX y declarada Monumento Histórico Nacional en 1972. Sus tres naves acogen interesantes muestras de pintura gótica y barroca, osarios y un órgano de 1679.

Aunque más modestos, también resulta aconsejable acercarse hasta otros puntos de interés, tales como el santuario del Vinyet (de factura neoclásica y con un campanario que data de 1872), la Casa de la Vila o Ayuntamiento (1888-1889, de estilo neogótico), la Casa Llopis (1793, también neoclásica), el bello paseo de la Ribera (situado entre las escaleras del Baluard y Terramar) o el monumento a El Greco (1898).

Festival de Sitges, para morirse de miedo

Destino preferido para muchos de los que toman vuelos a Barcelona por su ubicación, a tan sólo 25 minutos del centro de la capital y a tan sólo un cuarto de hora del aeropuerto. Y es que Sitges es una ciudad costera y turística que se suele vincular tradicionalmente a la cultura, y es que en muchos aspectos, Sitges ha sido pionera en la organización de muchos festivales y eventos.

El pueblo suele atraer por sus playas, paseo marítimo, centro histórico, museos, el puerto deportivo, la gran cantidad de edificios con diferentes tipos de arquitectura (neoclásicos, modernistas y noucentistas) y por su gran oferta de ocio. Todo esto ha hecho que Sitges sea uno de los municipios más visitados de la costa mediterránea.

No obstante, Sitges también posee un atractivo un tanto siniestro pero a la vez interesante. Se trata de uno de los puntos culminantes de la localidad en todo el año y 10 días que acercan a la ciudad todo tipo de seres extraños y terroríficos así como mucha gente curiosa queriéndolos conocer. Se trata, en efecto, del Sitges Festival Internacional de Cine Fantástico de Catalunya, el primer festival de cine fantástico y a su vez una de las manifestaciones culturales más mediáticas de toda Cataluña y el Mediterráneo en general. Con una extensa trayectoria, el Festival de Sitges (que es como popularmente se la conoce) constituye un punto de encuentro, presentación, exhibición y, cómo no, de proyección del cine fantástico realizado en cualquier rincón del mundo.

Su historia comienza en 1968 como la 1ª semana Internacional de Cine Fantástico y de Terror, un comienzo que se ha convertido en referente inconfundible de los amantes del cine y el público deseoso de vivir nuevas experiencias así como de conocer las nuevas tendencias y tecnologías aplicada al cine.

Por aquí han pasado figuras tales como Quentin Tarantino, Jodie Foster, Anthony Hopkins, Cameron Diaz, Viggo Motensen, John Landis, Sam Raimi, Santiago Segura, Guillermo del Toro o Aitana Sánchez Gijón.

En fin, que si lo nuestro es pasar miedo o quedarnos anonadados con figuras desconocidas o extrañas, seres de otro mundo, no podemos dejar de pasar en Octubre por Sitges. Y si necesitas alojamiento no te pierdas algunos de los hoteles en Sitges mejor valorados.

Playas de Sitges

Actualmente una de las zonas de playa mas concurridas de Catalunya es Sitges. En ella sol, playa y ocio se unen de forma perfecta. Por lo que en verano mucha gente decide visitar esta zona del litoral catalán para disfrutar de jornadas de playa casi únicas.

Así que preparad la crema protectora, el bañador, bikini o símil, que nos vamos a visitar algunas de las playas de Sitges.

Empezamos con la Playa de la Riera Xica. Con este nombre tan peculiar encontramos una zona de baño muy completa en cuanto a servicios. Ya que además, una estación de tren está a algo mas de un kilómetro de distancia. Cuenta con solo 320 metros de largo para disfrutar del baño y unos 15 de ancho. Aunque es pequeña, ha recibido el distintivo de calidad turística. Y como punto a favor tiene pasarela para personas con disminución.

Ahora llegamos a la Playa de la Fragata. De tamaño reducido, cuenta con la mayoría de servicios, pero le falta el mas importante quizás, una zona de aparcamiento. También falta una zona de aseo y aunque por norma general eso no es necesario, tenemos que tener en cuenta que en la mayoría de los casos puede ser de necesidad. La ventaja es que la estación de tren se encuentra a unos 600 metros.

Seguimos visitando alguna playa más, como por ejemplo la Playa de Balmins, que cuenta con todos los servicios necesarios para ofrecer la comodidad que buscan los turistas en sus largas jornadas de sol y arena. La estación de tren está a solo 800 metros y el acceso a ella es sencillo. Cuenta con pasarela para personas disminuidas y además una ducha adaptada.

Podríamos seguir visitando más playas en Sitges, pero solo nombraremos alguna más como por ejemplo la Playa de Terramar o la de las Tiendas de Sitges.

Alfombras de flores en Sitges

Sitges con motivo de la festividad del Corpus Christi se engalana todos los años cubriendo sus pavimentos con maravillosas alfombras de flores compuestas en su mayoría por claveles.

Esta festividad está declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional y es organizada por el Foment del Turisme de Sitges desde 1952. La tradición se remonta a 1887 cuando el artista barcelonés Arcadi Mas pintó "La Processò del Corpus a Sitges" representando las calles de la ciudad cubiertas de pétalos de flores.

La ciudad luce con todo su esplendor el fin de semana siguiente al jueves de Corpus Christi cuando todas las calles están engalanadas, no solo por las alfombras que cubren las calles sino también los balcones y fachadas de las casas de esta localidad mediterránea. Una de las alfombras más admirables es la que cubre la calle Santiago Rusiñol con 640 m². El domingo por la tarde se hace la procesión sobre los tapices de flores, este año será el 26 de junio.

La fiesta de este año promete ser mejor que la del pasado 2010 cuando se confeccionaron siete alfombras con un total de 362.000 claveles rojos, amarillos, blancos y rosas, dos toneladas de paja y 400 m² de césped.

El esfuerzo de los vecinos es premiado por un jurado integrado por pintores, diseñadores, profesores de arte floral y un representante de cada grupo participante que premian las alfombras y la decoración de los balcones y fachadas.

Otros municipios catalanes también celebran la bonita tradición de engalanar sus calles con flores, La Garriga, Aiguafreda, Argentona o El Perelló.

Aviso legal - Contacto - © 2020